Seguidores♥

sábado, 3 de agosto de 2013

Capítulo 5

Ya han llegado, Fabián aparca y los dos, van hacía dentro. Hacen cola y llega su turno, Paola pide un Happy Meal con agua (tan infantil como siempre) y eso hace sonreír a Fabián, en cambio el pide un menú Mc Pollo, con una cerveza.
Buscan una mesa libre y se sientan, uno enfrente del otro.
- No tienes por qué pagármelo, enserio… No hace falta, aquí tengo dinero.
- Quiero hacerlo, ¿vale? Otro día pagas tu.
Así que habrá otra ocasión. Esto alegra a ambos, ya que ninguno se opone. Y siguen comiendo.
- Te has manchado… - Dice Paola, señalándole el labio, en el que todavía se le ve la cicatriz de la herida.
- Vaya. – Y se dispone a limpiarse, pero Paola se acerca a el… y sin pensarlo, le besa. Un beso corto, pero significativo. El primero de muchos otros.
Los dos se quedan en silencio, y Paola enrojece. No le ha gustado. No sabe porque lo ha hecho, pero tenía ganas. Muchas ganas. Y sin pensarlo dos veces, Fabián se acerca a ella y la besa. Un beso más largo, en este sí que abren sus bocas y se dejan llevar. Tanto, que Fabián tira la cerveza. Esta se cae por toda la mesa y mancha sus pantalones. Por suerte, los de Paola no. No sabría cómo reaccionar si se manchara. ¡Vaya putada! Piensa Fabián para sí mismo, mientras Paola ríe, a carcajada limpia, con la cara de sorpresa y desagrado de él.
- Lo siento… pero es que tu cara es muy graciosa.
- ¿Me estás diciendo que te hace gracia mi cara? – le mira, confuso.
- No, no… Solo digo que ha sido graciosa la situación.
- Todo ha sido culpa tuya. Por ponerme nervioso.
- ¡Si hombre! Me vas a echar la culpa a mí, siendo tú el que te has lanzado…
- Pero tú me has besado primero. La culpa la tienes tú.
Paola le mira, frunciendo el ceño. Y el, se levanta se sienta a su lado y le da otro largo beso. Más sentido, más placentero para los dos. Le gusta, le encanta. Fabián se acerca a su oído y le dice susurrando.
- Me encantas.
Esto hace enrojecer más a la chica. ¡Joder! No sabe porque esta tan nerviosa, nunca le había pasado esto con otro chico. Ni con Erik, ni con nadie. Él es especial, tiene algo diferente… Y se lanza, le rodea con sus brazos y vuelve a besarlo. No quiere dejar de hacerlo.
Un pitido hace que paren. Es el móvil de Paola. Un whatssap. De Erik.
- Tenemos que quedar esta tarde para el trabajo, no te me escapas, pequeña.
Paola suspira. ¡Qué pesado! Es capaz de joderle hasta los mejores momentos. Fabián nota en su impresión algo diferente… algo malo.
- ¿Qué pasa?
- Nada, mi ex… Que el puto profesor de filosofía nos ha puesto juntos en un trabajo, y me ha dicho que tenemos que quedar esta tarde para hacerlo.
- No tengo porque preocuparme, ¿no?
- ¿Preocuparte, porque?
- Porque ahora eres mía. Solo mía. Y si ese se mete, tendré que usar mi fuerza.
- No tienes que usar nada. Es pasado. ¿Y tu, con tu ex novia, que? Ya me han dicho que tuviste novia hace poco.
- Como la misma palabra dice, es ex. No quiero nada con ella. No me hacía feliz.
Los dos se quedan en silencio.
- Yo creo que tú sí que podrías hacerme feliz. – le dice, mirándola a los ojos.
- Ojala… Porque no sé cómo me lo monto, pero a las personas que quiero de verdad siempre termino perdiéndolas. Aún no estamos juntos, y no sé si lo estaremos… Pero si tú ahora me dices que desapareces de mi vida, no sé cómo reaccionaría. Te has vuelto demasiado importante.
- No voy a desaparecer de tu vida, princesa. Ni quiero, ni puedo. Y mucho menos lo voy a hacer.

Un poco más tarde, en un lugar de la ciudad, ajeno a lo que estaba pasando en aquel Mc Donald's…
Lucia es una chica alta, muy atractiva, de ojos azules hipnotizadores y pelo rubio. Sus medidas son prácticamente 90-60-90, ¿sus mayores defectos? Su maldad y su gran autoestima. Siempre se cree la mejor de todas, la más guapa, la más lista… y desde hace unos años es la gran enemiga de Paola, sin que esta lo sepa. Ella lo hizo con Erik mientras Paola estaba con el y siguieron haciéndolo mintiendo a la chica. ¿Ahora? Su propósito es volver a quitarle el novio.
- ¿Tú crees que Paola y Fabián se enrollaran?
- Yo creo que sí. Ese tonto no va a dejar escapar a un bombón como Paola. – dice Erik.
- Así que un bombón, ¿eh? – dice Lucia, mordiéndole a la oreja a Erik. – Pues tu dejaste escapar a ese bombón por mí.
- Porque tú eres otro bombón…
Y se besan. Un beso más largo, más profundo. Se tiran en la cama, Lucia encima de él, y van turnándose. Aquella relación es solo sexo, algo que hacer para no estar aburridos. Pero tanto Lucia como Erik saben que si Paola se decide por volver con él, este no dudara ni un segundo en hacerlo. Solo es diversión lo que comparten, horas de sexo y ya está.
La rabia de Lucia hacia Paola va aumentando por segundos. Todos los chicos que a ella le han gustado alguna vez, Paola ha salido o se ha liado con ellos. Y ahora Fabián, que es el ex de Lucia.
Hace mucho tiempo de esa relación, mucho antes de lo suyo con Erik, pero ella no ha conseguido olvidarle. Fue su primer amor. Con 14 años, y ahora está a punto de cumplir 18. Eso termino muy mal por ambas partes pero ella está segura de que volverá a ser suyo. Que nunca encontrara a una chica como ella. Y mucho menos Paola, que no le llega a la suela de los zapatos.

Minutos más tarde, en aquella habitación, dos cuerpos desnudos, sudados… y no precisamente por el calor.
- ¿Te ha contestado ya esa puta?
- No, no me ha contestado. Luego la llamare o pasare por su casa, más que nada por el trabajo. Y no la llames puta, sabes de sobra que no lo es.
- ¡Ay! Siempre defendiéndola, de verdad… ¡Pues te ha reemplazado muy pronto, chico! Y encima, esa guarra, ¡va a por mi ex!
- Creo que ha sido al revés, que tu ex ha ido a por ella. Y no sé cómo lo llamas así todavía si han pasado casi cuatro años. Empiezo a pensar que estás loca.
- ¿Yo, loca? ¡Qué va! Esa sí que está loca. No tuvo suficiente con irse contigo, sabiendo perfectamente que me atraías.
- ¿Y qué? Ella no era tu amiga, no tenía por qué tenerte respeto. En cambio te lo tuvo, porque no es tonta, y sabe que lo hacíamos mientras estábamos juntos. Y nunca te ha dirigido ni una mala palabra o mirada.
- ¡Porque sabe que la rompo!
- No creas… No le has visto sacar su mal humor.
- Ay, de verdad. Dejemos el tema. Que me agobia. ¿Vamos a comer? Tengo un par de pizzas en casa.
- Vale.

3 comentarios:

  1. Hola, tu novela ME ENCANTA, te dejo el mío por si te quieres pasar.

    BESOS!!! ;D

    ResponderEliminar
  2. Oh Dios mio...esta Lucía me da mucha mucha mucha mala espina...ya no me ha caído bien jaja
    Fabian y Paola son adorable<3<3 me encantan.
    ¡Sigue así de bien!
    Un beso de http://graciaxhacermefeliz.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar